Lactancia: Cuando decimos ¡Ouch!

Durante la lactancia cuantas de nosotras no hemos exclamado en más de alguna oportunidad ¡OUCH!, duele verdad, nadie nos dice que la lactancia será fácil, muchas veces nos cuesta trabajo sobre todo durante los primeros días.

Pero con un poco de paciencia y la ayuda necesaria el dolor pasa con el tiempo y la lactancia se torna placentera.

Por lo general lo primero que nos suele pasar, es que nuestros pezones se agrietan, ya que no están acostumbrados a tanta actividad y suelen irritarse causándonos dolor al amamantar.

Hoy quiero compartir algunos Tips para aliviar las molestias y poder disfrutar de este momento junto a tu pequeño.

Lo primero es fijarnos cómo está agarrando el pecho nuestro bebé, este debe introducir en su boca parte de la areola y no solo el pezón. Ya que muchas veces las molestias se dan porque no logramos un buen acople.

Si estamos con los pechos muy congestionados, podemos sacarnos leche y aliviara un poco las molestias.

Lo que me resultaba útil en los primeros días, era ofrecer a mi pequeña primero el pecho menos adolorido, ya que  en la primera toma, el bebé suele succionar con más vigor, por lo que cuando cambiamos pecho, la segunda toma será menos intensa.

Otro aliado en mi lactancia fue tener a mano siempre un cicatrizante que sus base sea Lanolina, este “milagroso producto” ayuda bastante en la resequedad del pezón, y favorece la cicatrización de las grietas. Ahora tu propia leche también actúa como cicatrizante natural, solo  debes escurrir unas gotitas de leche y dejar secar.

Ahora si buscamos en los establecimientos orientados a la lactancia, podremos encontrar distintos productos que nos ayudan un poquito.

Pezoneras: Cuando nuestros pezones están muy delicados, sensibles e irritados, son muy útiles para aislarlo y protegerlo.

Compresas de gel: Cuando nuestros pechos se encuentran congestionados y los sentimos calientes, tener a mano una de estas compresas alivia bastante.

Protectores y los recoge leche: estos últimos los amo, por dos sencillas razones, la primera es que mantiene al pezón irritado aislado del roce de la ropa y segundo recoge la leche de esos primeros meses!!

Y los protectores, eso sí que hay que tener cuidado con ellos, ya que debemos cambiarlos con frecuencia para evitar la humedad. Pero nos salvan de pasar bochornos de poleras mojadas!

Ahora siempre, siempre ten en cuenta, que si tienes dudas o dificultades consulta a tu matrona, o bien hoy en día se cuenta con clínicas de lactancia que entregan apoyo y asesoramiento tanto en centros como en la comodidad de nuestro domicilio.

¿Tienes algún tips para compartir?,  nos leemos pronto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s